Cuaderno de Notas - Blog

525 aniversario del viaje colombino: el Tinto y el Odiel en la expedición de Cristóbal Colón

525 aniversario del viaje colombino: el Tinto y el Odiel en la expedición de Cristóbal Colón

La desembocadura de los ríos Tinto y Odiel ofrecían unas condiciones naturales, un estuario, propicias para albergar puertos a resguardo tanto de las condiciones adversas del tiempo y el mar, como de la piratería que asolaba puertos y poblaciones. Los puertos de la población de Palos, junto a los de Moguer, Huelva y San Juan del Puerto sirvieron de base a una intensa actividad marítima que proveyó tanto de marineros como de armadores y constructores de barcos, constituyéndose en una de las bases principales del acceso de Castilla al Atlántico, entre el final de la Edad media y los albores de la Edad Moderna.

Con la llegada de Cristóbal Colón en 1485 a esta zona, junto a la presencia de influyentes personajes en el monasterio de la Rábida, se posibilitó el acercamiento del navegante a la corte castellana que, tras años de insistencia, desembocaría en la preparación de la expedición atlántica hacia las costas de Japón y China para abrir una nueva ruta por Occidente. Expedición que cambiaría la concepción geográfica del mundo.

Por todo ello se denominan Lugares Colombinos al conjunto de poblaciones, parajes y construcciones que conforman las huellas de la preparación de esta expedición, junto a la de los principales personajes en ella implicados. El paraje de La Rábida, perteneciente a Palos de la Frontera, podría ser el punto de referencia dado que aquí se encuentra el monasterio que acogiera y apoyara a Colón (Palos de la Frontera) o el Muelle de las Carabelas (espacio museístico que alberga la réplica de las naves Santa María, Pinta y Niña). En la propia población de Palos de la Frontera se encuentra el recientemente descubierto antiguo Puerto de Palos, en fase actual de excavación y próximo a la Iglesia de San Jorge, la Fontanilla, el hospital de la Misericordia y la casa de los hermanos Pinzón, espacios directamente relacionados con la expedición. Ya en Moguer destacan el monasterio de Santa Clara y el muelle de la Ribera, relacionados también con los hechos colombinos, al igual que el Santuario de Nuestra Señora de la Cinta en Huelva. El actual Paraje Natural de las Marismas del Odiel guarda el carácter del territorio que debió encontrar Cristóbal Colón y que tan bien conocían y se veían obligados a manejar los marineros naturales de la zona, entre los que destacan las familias de los hermanos Pinzón o de los hermanos Niño, señeros navegantes y descubridores, que fueron esenciales tanto en las labores prácticas de organización la expedición como en el propio viaje descubridor.

Con este 525 aniversario podemos encontrar una buena excusa para conocer este ámbito onubense, que suma a los hechos colombinos sus atractivas y extensas playas, paisajes costeros protegidos de interés natural, el bien conservado Conjunto Histórico de la población de Moguer, marcado por la figura del poeta Juan Ramón Jiménez, otra de las influencias de esta tierra hacia el mundo, en este caso literario. Y cómo estar en Huelva sin atender las huellas de la minería a lo largo de su dilatada historia, a través principalmente de sus construcciones industriales y urbanísticas.

Lugares_Colombinos34.jpg
Lugares_Colombinos16.jpg
Lugares_Colombinos09.jpg
Lugares_Colombinos25.jpg
Lugares_Colombinos17.jpg
Lugares_Colombinos29.jpg
Lugares_Colombinos10.jpg
Lugares_Colombinos35.jpg
Lugares_Colombinos24.jpg
Lugares_Colombinos20.jpg
Lugares_Colombinos27.jpg
Lugares_Colombinos14.jpg
Lugares_Colombinos26.jpg
Lugares_Colombinos23.jpg
Lugares_Colombinos19.jpg
Lugares_Colombinos21.jpg
Lugares_Colombinos28.jpg
Lugares_Colombinos30.jpg
Lugares_Colombinos32.jpg